Foto: Archivo

Universidad

Un INAI poco “atractivo”


Deficiencias y pereza de otros organismos es lo que provoca la nueva figura de atracción en materia de transparencia, según tesis de egresado de la UdeG

Por Julio Ríos
21 Enero 2019

A tres años de su aprobación, la nueva figura de la facultad de atracción en materia de transparencia ha mostrado ser deficiente  y fomenta la pereza de organismos como el Congreso Local de la Ciudad de México, reflexiona José Vega Talamantes, egresado de la maestría en Transparencia del Sistema de Universidad Virtual de la Universidad de Guadalajara, en su tesis de posgrado.

La facultad de atracción consiste en que el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), puede absorber un recurso de revisión de cualquier estado de la república. Estos recursos, a su vez, se presentan cuando una dependencia de gobierno le niega la información a un ciudadano o la entrega incompleta.

El Instituto de Transparencia de la Ciudad de México (InfoCDMX) tiene siete meses desintegrado y los diputados locales de esa entidad no han nombrado a los comisionados, precisamente porque el INAI ha estado atrayendo los recursos de forma anómala,  considera Vega Talamantes, quien tiene casi 20 años de ejercicio profesional en la abogacía.

“Para que el INAI pueda ejercer esa facultad de atracción se requieren dos requisitos: el interés y la trascendencia. Tiene que ver con las particularidades del recurso en específico del tema que se está tratando. Pero el INAI está atrayendo todos los recursos de la Ciudad de México sin atender esos requisitos indispensables, como analizo en mi trabajo”, señala.

En la tesis titulada “La facultad de atracción en materia de acceso a la información y protección de datos personales: un estudio con propuesta de mejora legislativa”, dirigida por Alfonso Hernández Godínez, profesor de Tiempo Completo de la UdeG, Vega Talamantes realizó un minucioso análisis de los dictámenes legislativos en la Cámara de Diputados federal y en el Senado.

Encontró que la discusión legislativa fue prácticamente nula. Además, en los dictámenes se argumenta que esta figura tomó como modelo la facultad de atracción de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“El primer foco rojo que se enciende es que la naturaleza de la Suprema Corte y de los tribunales colegiados y juzgados de distrito es muy diferente a la de los órganos garantes en materia de transparencia y protección de datos. Los orígenes de ambos entes son muy distintos y no podía tomarse ni regularse de la misma manera. Y además de la deficiente redacción legal, descubrí también una deficiente aplicación de la norma por una defectuosa interpretación del INAI”, explicó Vega Talamantes.

Pereza legislativa
Vega Talamantes dedica un capítulo de su tesis a estudiar el caso representativo del InfoCDMX, desintegrado desde abril de 2018, porque los diputados locales no han podido ponerse de acuerdo en la designación de los comisionados. 

El órgano sólo tiene una comisionada, que por sí sola no puede resolver recursos de revisión. Por ello el INAI tiene siete meses atrayendo todos los recursos de revisión del InfoCDMX.

“Esto no debe ser así. El interés y trascendencia deben de surgir del recurso de revisión en sí, no de una situación externa o ajena. Si el órgano de la Ciudad de México quedó desintegrado no tiene que ver con el recurso, sino por una razón política. Lo que el INAI hace, paradójicamente, es ejercer una facultad prevista para casos excepcionales quitándole lo excepcional, porque la mayoría de los recursos que está atrayendo no tiene nada de excepcional, sino que son temas del día a día. Y además fomenta la pereza legislativa de un Congreso que no ha cumplido con su deber. Los diputados de la Ciudad de México siguen sin preocuparse de que no haya comisionados porque sabe que hay alguien que le está haciendo la chamba”, reflexiona Vega Talamantes.

Semanas después de que Vega Talamantes defendió su tesis, un juzgado de distrito otorgó un amparo a un ciudadano para que el INAI no siga atrayendo esos recursos. Además se ordena al Congreso de la Ciudad de México que designe de inmediato a los comisionados.  La resolución fue impugnada, pero en sentido legal le da razón al entrevistado.

La tesis de Vega Talamantes presenta una propuesta de mejora legislativa del apartado que regula esta facultad. Para ello, realizó el procedimiento técnico que debieron hacer los diputados y senadores: adentrarse en el estudio de la facultad de atracción de la SCJN y analizar el caudal documental sobre el tema. También presenta un cuadro comparativo con una propuesta de redacción que no dé lugar a interpretaciones jurídicas anómalas.

“Se debe dejar en claro que la facultad de atracción es de uso excepcional y que el interés y la trascendencia deben derivar del caso específico.  Y que se emitan nuevos lineamientos, porque los actuales tienen deficiencias. Mi idea es que este trabajo que realicé con pasión sirva para una reforma seria y que no se quede solo en las bibliotecas, sino sea letra en la ley. Buscaremos los canales para sensibilizar a los nuevos legisladores y se haga realidad esta mejora”, concluyó.



Nota publicada en la edición 999


Otros temas de interés

19 / Agosto / 2019

19 / Agosto / 2019

19 / Agosto / 2019

19 / Agosto / 2019

19 / Agosto / 2019

19 / Agosto / 2019

19 / Agosto / 2019