Foto: Archivo

Costa

Más equipo para estudiar la ecología marina


El laboratorio del CUCosta crece en instrumentación con el propósito de fortalecer la investigación y la protección de los recursos naturales

Por Eduardo Carrillo
21 Enero 2019

Con nuevos equipos de investigación, el Centro Universitario de la Costa (CUCosta) fortalece estudios en ecología marina que redunden en la conservación de esos ecosistemas, y para prevenir y mitigar el impacto de fenómenos como el cambio climático.

La adquisición y renovación de herramientas destinadas al Laboratorio de Ecología Marina, se logró a través del Programa de Fortalecimiento a la Investigación y el Posgrado de la UdeG, con el que obtuvieron un monto aproximado de dos millones 600 mil pesos, entre 2017 y 2018.

Con este recurso se compraron dos microscopios de alta calidad y equipo para efectuar análisis moleculares, en ambos casos para la identificación de especies o determinar nuevos registros para la ciencia, informó el académico del Departamento de Ciencias Biológicas del CUCosta, Amílcar Cupul Magaña.

Además, se consiguieron aparatos para realizar estudios histológicos; también mesas antivibración y un sistema de experimentación con acuarios, que incluye control de luz y temperatura, entre otros, lo que facilita el análisis de escenarios con recursos naturales.

“En el caso de los corales, una de las cosas que estamos trabajando es identificar el tipo de simbionte que contienen, es decir, el coral tiene una relación simbiótica con una microalga, pero hay una serie que le llamamos clados, que tienen ciertas características: hay unos que son más resistentes a las temperaturas; entonces, pudiendo determinar qué clado es el que está presente en las especies de corales que tenemos, podemos en un momento dado saber que tan resistentes son a los eventos de calentamiento”, ejemplificó.

Una vez instalado el equipo —informó Cupul Magaña—, los académicos lo echaron a andar en trabajos de investigación, asimismo en la enseñanza-aprendizaje de estudiantes del posgrado en Biosistemática y Manejo de Recursos Naturales y Agrícolas (Bimarena) y de la licenciatura en Biología.

Algunas de las ventajas de contar con estas herramientas es que hace más eficiente el trabajo de investigación y disminuye gastos. Antes, para realizar estudios específicos, debían trasladarse a instituciones como la UNAM, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, las universidades autónomas de Baja California Sur y Baja California, e incluso dependían de la disponibilidad de los espacios.

Laboratorio de Ecología Marina

Dicho sitio trabaja desde hace siete años y está integrado por cinco investigadores. Forma parte del Centro de Investigaciones Costeras del CUCosta, donde también convergen los Laboratorios de Colecciones Biológicas; de Calidad del Agua y Acuacultura Experimental, así como el de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos.

Con el nuevo equipo se dará soporte al trabajo de Ecología Marina para el estudio de corales, peces, esponjas, e incluso se podrá dar servicio a otros centros de estudio del CUCosta o la Red Universitaria que lo requieran.

Cupul Magaña concluyó que con las investigaciones que realizan en Ecología Marina buscan fortalecer la conservación de los recursos.

“Una parte en la que estamos incidiendo, por ejemplo, es en las políticas públicas sobre el manejo de áreas protegidas; o sea, estamos dando las bases, sustentando los esquemas de protección a través de la investigación”.

Lo que se intenta conocer es cómo son afectados los ecosistemas, de forma natural o humana, “y a partir de esto dictamos medidas o sugerencias para su manejo en las direcciones de las áreas naturales.

Además, concluyó, “trabajamos para conocer y valorar los ecosistemas, el mantenimiento de sus procesos y los efectos que tendrían su mantenimiento o deterioro en la vida de otras especies y del ser humano”.



Nota publicada en la edición 999