Foto: Gustavo Alfonzo

Sur

Tecnología para la enseñanza de la medicina


El CUSur cuenta con simuladores que permiten a estudiantes y personal médico operar como en la vida real, en casos como partos y traqueotomías, entre otros

Por Laura Sepúlveda Velázquez
21 Enero 2019

La Unidad de Simulación Clínica, del Centro Universitario del Sur (CUSur), brinda a los estudiantes de las licenciaturas relacionadas con el área de la salud un espacio que les permite la formación, desarrollo de capacidades y destreza ante casos clínicos como se presentarían en la vida real.

El rector del centro, Ricardo Xicoténcatl García Cauzor, dijo que esta unidad cuenta con diversos simuladores; uno de éstos es la mesa Sectra de alta resolución, que permite realizar la reconstrucción de imágenes en tercera dimensión a partir de estudios tomográficos y resonancias magnéticas, mediante una simulación real con casos clínicos humanos o de animales.

“Sólo existen 17 mesas de este tipo en el país. Tuvo un costo superior a los 100 mil dólares. Permite que estudiantes, profesores, cirujanos e integrantes de hospitales tengan una visión diferente de las cosas. Estamos realizando convenios con universidades latinoamericanas y estadounidenses haciendo proyectos de investigación”.

“Lucina” es el nombre de una mujer robot, un simulador para atención de parto que brinda la posibilidad de crear escenarios de emergencia; y hay otro en versión masculina, ambos con sonidos y movimientos apegados a la realidad humana.

“Lucina es un robot equipado para tener un parto normal y les da la posibilidad a los estudiantes de practicar lo que van a tener en la vida real, y sin ningún riesgo. Otro robot es ‘Hal’, un varón que tiene condiciones similares en cuanto a identificación de signos; puede tener traqueotomías y otras cosas que sirven para el área de la salud; tenemos brazos biomecánicos que permiten la canalización de vasos periféricos y, en lugar de extraer sangre a una persona, tienen brazos para dominar la técnica”.

García Cauzor dijo que “Lucina” ha sido ofrecida a escuelas secundarias, donde existe un alto índice de embarazos no deseados, para concientizar a los alumnos.

La inversión en esta unidad, que fue abierta en 2016, supera los 7 millones de pesos y en el año de su apertura recibió a 2 mil 542 estudiantes, en 2017 a 4 mil 588, mientras que en 2018 la cifra ascendió a 6 mil 916, de los cuales 60.9 por ciento corresponden a la licenciatura de Médico cirujano y partero, 21.8 por ciento a Enfermería, 6.3 por ciento a Seguridad laboral, protección civil y emergencias, 4.6 por ciento a preparatorias de la Universidad de Guadalajara y 2.9 por ciento a estudiantes de Veterinaria y zootecnia.

“No cualquiera invierte eso, cómo le hicimos nosotros: todos los años veíamos los fondos de infraestructura y equipamiento y destinábamos recursos, aproximadamente 2.5 millones cada año para irlos comprando. Para una institución como la nuestra no es tan fácil comprar un simulador de dos millones de pesos”.



Nota publicada en la edición 999

| 1 | 2 | Siguiente>>