Foto: Archivo

Teatro

Divino pastor Góngora


Por Martha Eva Loera
18 Febrero 2019

La libertad y los efectos de la censura son temas que serán tratados en Divino pastor Góngora, una obra unipersonal con música en vivo, canto, movimiento corporal y actuación que será presentada durante los viernes de febrero y marzo en el Teatro Experimental, a las 20:00 horas.

La puesta en escena contará con la participación de Jesús Hernández, quien interpretará a más de diez personajes. Entre éstos el Divino pastor Góngora, el Alcalde Chamorro, una fandanguera, un actor, el escribano, la maestra Manuela de San Vicente, un escudero, un inquisidor, una niña  y una albóndiga que habla. El texto es de Jaime Chabaud y la obra estará bajo la dirección de Circee Rangel, de la Valentina Teatro.

Jesús Hernández hace uso de una capa que se convierte en el vestuario de cada uno de los personajes y marca el cambio de los mismos. “La actuación en esta puesta en escena implica un juego que hay que gozar, pero implica también un trabajo profesional y serio”, afirma el actor.

El público tapatío se encontrará con una grata sorpresa durante la presentación, pues no es usado el escenario, sino una parte del teatro que le da un encanto especial a la puesta en escena, detalla Jesús Hernández, quien tiene cuarenta y cuatro años de carrera actoral. Inició con la puesta en escena El zoológico de cristal, en 1975, interpretando a Tom Wingfield, y es considerado uno de los mejores actores de Jalisco.

El Divino pastor Góngora está preso después de ser perseguido por pecador, lujurioso, por conspirador y ser actor. La trama se desarrolla en 1790, en Nueva España. Sin embargo, el personaje principal es objeto de una venganza personal.

Gran parte de los textos que conforman la obra hacen referencia a una problemática actual en el mundo de la actuación. Son aplicables a los actores de todos los tiempos que están encarcelados, que han caído de la gracia de los poderosos, que no pueden representar libremente lo que sienten y piensan, sin ser censurados y atacados.

En el caso de Guadalajara, los actores son prisioneros de sus propias necesidades económicas. Más del noventa por ciento tienen que desempeñar otras actividades para poder vivir. “Si no sale en las telenovelas o no pertenece a las grandes mafias o a los grupos que hacen cine nacional es muy difícil que sobreviva. El número de ellos que sólo se dedica a la actuación pueden ser contados con los dedos de la mano”.

El Divino pastor hace referencia a cómo es considerado el teatro en muchos medios sociales, al exclamar: “¿Hay a quién le importe lo que hago?”.

Jaime Chabaud, el autor de Divino pastor Góngora ha sido acreedor a premios como el Nacional de Dramaturgia “Fernando Calderón”, en 1990; de Iniciación Dramatúrgica, en  1989; al Mejor Teatro de Búsqueda, en  1994 y el Nacional Obra de Teatro, en 1999.

Circee Rangel, la directora, es originaria del Distrito Federal. Ella estudió la carrera de actuación teatral en la Universidad de Guadalajara, en El Foro Teatro Contemporáneo, dirigida por Ludwik Margules, y en la Casa del Teatro, dirigida por Luis Tavira.

Fue integrante de la Compañía de teatro de la Universidad de Guadalajara. Ha participado en montajes como Bodas de sangre, Sueño de una noche de verano, Manga de clavo: el paraíso Santa Ana, Los perros, Así que pasen cinco años, El lago de los cisnes, Divinas palabras, Siqueiros está aquí y en su mirada, Con las nubes de terciopelo, Y los ojos al revés,  así como Dos viejos pánicos, entre otras.

PRESENTACIÓN

Divino pastor Góngora

Viernes de febrero y marzo,  20:00 horas.

Teatro Experimental



Nota publicada en la edición 1003


Otros temas de interés

18 / Marzo / 2019

4 / Marzo / 2019

4 / Marzo / 2019

18 / Febrero / 2019

11 / Febrero / 2019

11 / Febrero / 2019

4 / Febrero / 2019