Foto:

Valles

Biocombustible, una realidad en CUValles


Este mes hay sesiones informativas en las instalaciones del campus

Por Cristina Díaz
6 Mayo 2019

A partir de biomasa y a través de nanotecnología, el estudiante del doctorado en Ciencias Físico Matemáticas del Centro Universitario de los Valles, Ricardo Arreola, logró mejorar el combustible ecológico etanol a butanol, que no requiere ser mezclado con combustible convencional para su funcionamiento, no genera desgaste o daño a los automóviles y el residuo que arroja al ambiente es vapor de agua.

El proyecto ha llamado la atención de inversionistas, y ahora un equipo de estudiantes del CUValles, participantes del Centro Regional para la Calidad Empresarial (CReCE), trabaja en la estructuración del plan de negocios y en la validación del producto en el mercado.

El rector del CUValles, José Luis Santana, comparte que la propia flotilla vehicular del centro universitario ya utiliza el bio combustible denominado Aldohl, por ahora únicamente en tres vehículos debido a que la producción en laboratorio es de únicamente 20 litros al día.

“Aldohl es una realidad, es una opción tangible, inmediata, no sólo para los vehículos de la Red Universitaria, sino para todos los autos en el mundo”, señala el funcionario y enfatiza que tras la validación comercial, que durará un par de meses más, es muy posible que se concrete la apertura de una fábrica del bio combustible en el municipio de Ameca, con inversión extranjera.

“Se tienen tres tipos de negociaciones con posibles inversionistas: una en el extranjero, dos en la Ciudad de México y una, menos avanzada, en Jalisco. Mientras hacemos la validación comercial avanzamos con las negociaciones y evaluamos las más convenientes”, detalla Ricardo Arreola.

El doctorante explica que por siete meses se han realizado pruebas en laboratorio con un motor real, “se miden niveles térmicos, potencia y corrosión, para corroborar que no hay daños”. En los últimos tres meses las pruebas se han extendido a autos en uso de particulares, ahora se integra la flotilla del CUValles y en breve el Ayuntamiento de Ameca. “En los automóviles se mide el kilometraje, que es el rendimiento, el desgaste del motor, los filtros, los empaques, entre otros indicadores”, señala Arreola.



Nota publicada en la edición 1012


Otros temas de interés