Foto: David Valdovinos

Primer Plano

Carece Jalisco de profesionales en Gerontología


Se requiere uno por cada 100 habitantes, pero en Jalisco no se llega a esta cantidad ni hay un reconocimiento del estatus profesional de los gerontólogos

Por Laura Sepúlveda Velázquez
2 Septiembre 2019

En Jalisco se calcula que 10.3 por ciento de la población (808 mil personas) es mayor de 60 años, lo que presenta una serie de desafíos como la necesidad de contar con profesionales especializados que atiendan sus necesidades para lograr una mejor calidad de vida.

La profesora investigadora del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá), Neyda Mendoza Ruvalcaba, informó que la demanda de los servicios especializados de un gerontólogo es diversa.

Lo primero son los desafíos en términos de la salud, por el aumento de probabilidad de aparición de enfermedades crónico-degenerativas en la población mayor, pero también están los aspectos psicológicos, sociales, económicos, legales y de políticas públicas, estructurales, tecnológicas y familiares.

“Ante esta necesidad, en los últimos años han ido apareciendo programas formativos  universitarios que tienen contenidos que van más allá de la geriatría y que incluyen todos estos elementos integrales y globales, que privilegian la formación de profesionales especializados en el área del envejecimiento”, resaltó.

En México ha habido un auge en los últimos años de programas en gerontología. En Jalisco, la UdeG asumió el compromiso de pertinencia social y excelencia académica formando gerontólogos desde hace 25 años en posgrado y desde 2012 en licenciatura, dijo.

“Se han abierto 20 programas más. Otro reto es el estatus del gerontólogo en su reconocimiento como profesional y el poder acceder al mercado laboral. Que se tenga el reconocimiento de la profesión como una labor clave para que nuestra población y sociedad envejezcamos de manera saludable y activa”, añadió.

La jefa del Departamento de Salud Poblacional del CUTonalá, Imelda Orozco Mares, dijo que se tiene un déficit de gerontólogos en el Estado. Según cálculos, uno debería de atender a un promedio de 100 personas. Pero “no lo cubrimos, tenemos un serio problema con el posicionamiento social de la profesión en nuestra sociedad. Tenemos que aprender a cambiar el chip, no es sólo atender el problema de salud, sino problemas y situaciones diferentes en casa persona”, señaló.

La coordinadora de la licenciatura en Gerontología de este centro universitario, Tania Granado Gil, destacó que el objetivo del programa educativo —del cual se han titulado 48 profesionales— es formar licenciados para influir en el proceso de envejecimiento mediante el conocimiento de sus necesidades, problemas y potencialidades.

“Tenemos 223 alumnos activos. La licenciatura es la única en el Occidente del país, y atendemos a estudiantes del centro y norte de México”, informó.



Nota publicada en la edición 1027