Foto: Archivo

Primer Plano

Urge atención en Jalisco ante el dengue


La entidad encabeza las cifras en el ámbito nacional con más de cinco mil enfermos y 13 defunciones.
La UdeG refuerza estrategias de socialización y prevención para no contraer el virus

Por Iván Serrano Jáuregui
14 Octubre 2019

Tras 15 días de aguantar el dolor, Édgar Hernández decidió acudir al hospital para que le confirmaran lo que había sospechado y que en un principio se negó a creer: había contraído el dengue.

Empezó con fiebre, luego con dolores de cabeza, de huesos y articulaciones. Lo que lo motivó a acudir a un centro de salud tras tantos días —dijo—, fue el miedo a morir.

Cuando llegó al Antiguo Hospital Civil de Guadalajara (HCG) Fray Antonio Alcalde, se topó con una gran afluencia de personas, que ocasionó que la espera para que lo atendieran fuera larga, y el dolor no cesaba.

Llegó al área de urgencias, donde fue instalado un pabellón especial para la atención de pacientes con sospecha de haber contraído la enfermedad. Ahí lo entrevistaron y le tomaron muestras de sangre, que fueron enviadas a la Secretaría de Salud de Jalisco y que tardan varios días para confirmar o descartar el contagio.

En lo que el resultado llega, Édgar regresa varias veces a este hospital como parte del proceso de diagnóstico, que considera un monitoreo de su conteo de plaquetas para conocer cómo evoluciona con el tratamiento de reposo, paracetamol e hidratación que le recetaron. Si las plaquetas están debajo de 150, hay muchas probabilidades de que se trate de dengue.

“Cuando me sentía muy mal, la primera vez, tenía 286 plaquetas. La segunda vez bajé a 46 y ayer me salió sangre de la nariz y me espanté. Entonces vine desde temprano y ahora estoy esperando saber qué tal estoy de plaquetas”.

La presencia del dengue en las últimas semanas ha aumentado en Jalisco, a tal grado que la entidad ocupa el primer lugar en casos de esta enfermedad a escala nacional. Hasta la semana epidemiológica 40 (del 30 de septiembre al 7 de octubre), se habían acumulado 5 mil 704 casos y 39 mil 226 probables, informó la Secretaría de Salud federal. Sobre el número de fallecidos, el total es de 13 personas.

Sin parar la atención en el Antiguo HCG
Así como Édgar, a la semana las dos unidades del HCG atienden a cientos de personas que sospechan haber contraído dengue. En el Fray Antonio Alcalde buscaron agilizar la atención con la implementación de un pabellón especial en el área de urgencias.

Una vez que los pacientes son analizados en la primera área de urgencias y constatan signos de alerta de dengue, pasan a dicho pabellón a la espera de ser atendidos por cinco profesionales de la salud que les realizan un estudio epidemiológico: preguntan sobre cómo se sienten y toman muestras sanguíneas, que serán analizadas para conocer el diagnóstico y el conteo de plaquetas.

La doctora Marina de Jesús Kasten Monges, adscrita a la Unidad de Vigilancia Epidemiológica y Medicina Preventiva de este hospital, explica que después de eso los hidratan por la vía oral (si lo toleran) y, una vez que conocen su nivel de plaquetas, deciden si pueden regresar a casa para descansar o los derivan al área de hidratación endovenosa instalada en el primer piso del hospital.

“Tras seis horas se vuelven a contar las plaquetas. Si aumentaron a un nivel aceptable, el paciente puede ir a casa y le citamos para el día siguiente para volver a contarlas. Hay quienes debido a su gravedad pasan directo a urgencias y se pasa a las áreas de infectología o medicina interna. Con los niños es un proceso similar”.

La especialista comenta que en el pabellón donde hacen el estudio epidemiológico instalarán un par de espacios para agilizar más la atención. “En el hospital no sólo llegan pacientes con dengue. Nos siguen llegando de muchos otros tipos. Los recursos son finitos y tenemos que movilizar a los pacientes”.

Advierte que el dengue puede derivar en otros padecimientos, como hepatitis, encefalitis y cardionitis. Algunos factores de riesgo son las enfermedades crónico degenerativas no controladas, pacientes trasplantados o quienes viven con cáncer, VIH y lupus.

Sin cura: sólo prevención
En entrevista con algunos pacientes que acuden a unidades hospitalarias para constatar si contrajeron el dengue, algunas personas declararon que las redes sociales han dado a conocer remedios para curar o prevenir el dengue, como la ingesta del té muicle, suplementos de calcio y agua de coco.

Sobre esto, Kasten Monges asegura que no hay pruebas científicas de que esos remedios curen la enfermedad que transmite el mosquito Aedes aegypti. Afirmó que, si bien toda bebida que mantenga hidratado antes y después de infectarse con el virus ayuda a contrarrestar los efectos de la misma, no son la cura ni la previenen.

De igual forma, no existe ninguna vacuna contra el dengue en México, por lo que especialistas de la Universidad de Guadalajara (UdeG) comentan que la única solución es la prevención: descacharrización, cloración de contenedores de agua limpia, repelentes y creación de barreras físicas.

Una de las más efectivas es la implementación de mosquiteros y pabellones con telas de tul alrededor de las camas. Este método comienza a tener eco y volverse popular entre los habitantes de Guadalajara, quienes han apostado por adquirir este material en tiendas, en las que los dependientes aseguran que su venta es extraordinaria.

En los grandes almacenes de telas, en el Centro de Guadalajara, las ventas de tul han crecido 50 por ciento. Tras consultarlo con Isela, una de las encargadas de piso de venta de la tienda, aseveró que siempre se vende más en temporada de calor, pero que en estos meses las ventas han aumentado de manera anormal. “Se llevan más los colores claros, blanco y hueso”.

Ten cuidado si visitas panteones
Se acerca la temporada de celebraciones por el Día de Muertos y con ello las visitas a panteones del Área Metropolitana de Guadalajara, que son entornos propicios para la larva del mosquito transmisor del dengue.

Durante un recorrido realizado por el centro de la ciudad y el panteón de Mezquitán, se constató la presencia de agua estancada en los floreros de mármol incrustados en las tumbas del lugar, mismos que son criaderos de los huevecillos y larvas. La dificultad de vaciar dicha agua estriba en que no pueden despegar los recipientes.

Aunque vecinos aseguraron que en semanas anteriores realizaron labores de fumigación en el sitio, aún hay presencia de mosquitos en este cementerio de la colonia Artesanos de Guadalajara.

Para librarse de la picadura del mosco, si las personas visitan estos lugares es importante utilizar algún tipo de repelente, de preferencia a base de citronela, que es amigable con el medio ambiente y no resulta tóxica para el ser humano.

Otros sitios que pueden representar un peligro son las fincas abandonadas, con techos derrumbados y acumulación de basura. En el Centro Histórico de Guadalajara se localizan varias de éstas, como la que está en el cruce de San Felipe y Belén.



Nota publicada en la edición 1033

| 1 | 2 | Siguiente>>