Foto: FOTO: Miguel Sánchez | Gaceta Universita

Deportes

Cachorros, subcampeón de la segunda división


Luego de perder ante Académicos, que acertó en su estrategia, el equipo Cachorros buscará el ascenso en partido de promoción, contra Chivas La Piedad
Por Laura Sepúlveda Velázquez lgsepulveda@redudg.udg.mx
16 Mayo 2005
El equipo Cachorros, de la Universidad de Guadalajara, consiguió el subcampeonato en el torneo de clausura 2005, de la segunda división del futbol mexicano. La escuadra universitaria fue vencida por Académicos, con marcador global de cuatro goles a cero. El encuentro de ida fue en el estadio de la unidad deportiva El progreso, en Cocula, Jalisco, sede de Cachorros. Pese a que tuvieron un buen segundo tiempo, los universitarios no pudieron vencer la presión de ser finalistas, lo que impidió conseguir una ventaja en el marcador. Para el partido de vuelta, disputado en la cancha El cerrito, de Cihuatlán, Jalisco, casa de Académicos, Cachorros no bajó la guardia y presionó en busca de los goles, pero la mala fortuna y el trabajo de la defensa enemiga evitaron que cayeran las anotaciones. El presidente del conjunto universitario, Víctor Ramírez Anguiano, dijo que perdieron ante un gran equipo. “Creo que Académicos acertó en su estrategia. La experiencia de sus muchachos fue notoria, ya que algunos han jugado en primera división y entrenan con el primer equipo. Además, están juntos desde fuerzas básicas”. En el caso de Cachorros, “desde el primer partido modificamos la estrategia. Sin embargo, estábamos conscientes de que un marcador de dos por cero en el primer partido sería difícil de remontar”. “No jugamos mal, pero consideramos que falta en nuestros muchachos el fogueo, experiencia y madurez que tienen los jugadores de académicos”. Cachorros disputará el partido para ganar el ascenso a la primera división A, ante Chivas La Piedad. Los jugadores de esa escuadra “han militado en primera división, de manera que cuentan con experiencia. Espero que nuestro equipo pueda sacar un buen resultado. Tenemos confianza en esto, porque hemos trabajado el aspecto mental, para no toparnos con los mismos problemas que contra Académicos”. El partido de ida de la promoción tuvo lugar este domingo 15 de mayo, en Cocula, Jalisco. El de vuelta será el sábado 21 de este mes, en el estadio Jalisco. Con una historia propia “Cachorros es un equipo que busca crear su propia historia. Está compuesto en su mayoría por jugadores formados en las fuerzas básicas de este plantel. Quienes trabajamos en este proyecto, hemos logrado conjuntar un grupo con mucha hambre deportiva y un corazón enorme, que busca hacer historia y entrar al futbol de primera división”. Esta es la opinión de Luis Plascencia Ascencio, director deportivo de Cachorros, quien como jugador profesional formó parte del plantel universitario. Explica que Cachorros ha sido integrado con muchas limitaciones y pocos recursos, pero el esfuerzo constante los ha sacado adelante. El resultado es un equipo con grandes ambiciones. “El conjunto ascendió de tercera a segunda división, en 1997. El siguiente paso consiste en llegar a la primera A, objetivo que perseguimos con todo el ímpetu del mundo y con base en mucho trabajo. Esperemos que eso que inició como un sueño y ya comenzamos a visualizar, pueda ser cristalizado”. Aunque han producido buenos jugadores, algunos encuentran sitio en otros equipos, porque la Universidad de Guadalajara carece de una escuadra en el máximo circuito del futbol mexicano. “Las tareas en fuerzas básicas inician con niños de 11 años, con el objetivo de que lleguen a ser profesionales. El futbol no solo es deporte, sino que también forma para la vida. Los deportistas, además de cumplir una función social –ya que son ídolos de los jóvenes–, constituyen un ejemplo para la niñez”. El promedio de edad de los jugadores que tiene Cachorros en segunda división es de 19 años, y en tercera, de 16. “Tenemos elementos con mucho futuro. La mayoría son alumnos de la UdeG, de manera que no solo deben entrenar y jugar, sino también estudiar. Por eso estamos pensando en un proyecto para tener un grupo especial de futbolistas que vayan a clases, según los horarios de sus partidos y entrenamientos”. Este año reunieron un equipo competitivo, que busca la calificación. Los resultados llegaron por la calidad de los jugadores, su entusiasmo y dedicación al trabajo, así como por el interés de la directiva. “Hemos creado un grupo fuerte y sólido. Tratamos de llegar a lo máximo. Lo alcanzado en cuanto a resultados deportivos hizo que la comunidad universitaria volteara sus ojos al futbol profesional, para que vea y tenga conciencia de que es posible contar con un equipo en primera división A, y ¿por qué no?, en primera división”. Expresó que el futbol sería un escaparate nacional para esta casa de estudios, como es para las instituciones educativas que poseen un equipo profesional. “No me explico cómo la Universidad no tiene equipo de futbol. Es un escaparate enorme. Cuando estuvieron los Leones negros en primera división, escuchabas hablar de la UdeG en toda la república. Era una promoción magnífica. Por el papel de la mercadotecnia y la publicidad alrededor del futbol, sería importante para la Universidad contar con un equipo”. Un proyecto así cuesta, pero en opinión de Plascencia, es necesario buscar los mecanismos adecuados para su concreción. “No nos iría mal. Disponemos de una cantera enorme, tanto de entrenadores como de jugadores, además de tener la infraestructura adecuada. Vale la pena intentarlo, porque podemos tenerlo. Sería un proyecto ambicioso y bueno”. Con la nómina más baja Mantener un equipo en primera división A cuesta cerca de un millón de dólares anuales, cantidad similar a la requerida para comprar una franquicia en esta categoría. Sin embargo, Cachorros de segunda división tiene la nómina más baja de este circuito, aseveró su presidente, Víctor Ramírez Anguiano. “Todos los equipos poseen un presupuesto superior, de manera que consideramos un logro haber llegado hasta aquí. Podríamos decir que jugamos gracias a lo captado de patrocinios, pero si queremos trabajar como otras escuadras, debemos invertir”. Tener un equipo en la primera división A, requiere que los universitarios lo apoyen. “Si entre todos los integrantes de la comunidad de esta casa de estudios aportáramos algo cada semestre o año, podríamos contar con un equipo en primera A, con posibilidades de ascender, realizar un trabajo en fuerzas básicas y establecer contactos con el futbol de otros países. “Sé que esta propuesta ha sido vista con buenos ojos por las autoridades, para que sea como una especie de fideicomiso”. Explica que ya realizan planes para sostener un equipo en el circuito de ascenso a la primera división, en caso de que Cachorros derrote a Chivas La Piedad. “Tuvimos pláticas con algunos empresarios, quienes están dispuestos a invertir, además de algunos industriales de cerveza que nos apoyan. El equipo regresaría al estadio Jalisco, mismo que abriríamos para que asistiera la comunidad universitaria casi de manera gratuita”. Quienes aportaran a esta causa tendrían derecho a ir a todos los partidos, a recibir alguna revista o participar en rifas de camisetas, entre otras cosas que giran alrededor de un equipo de futbol. “Este proyecto, analizado por medio del corporativo de empresas universitarias, ya fue discutido con las máximas autoridades”.


Nota publicada en la edición 390


Otros temas de interés